Caída libre del alcance orgánico en Facebook: ¿Qué le pasa a mi página?

Desde hace ya unos meses el alcance orgánico en Facebook es uno de los temas más comentados en los mentideros del marketing Digital. ¡¡Y no es para menos!! Miles y miles de páginas (probablemente muchas más), están viendo cómo se reduce cada vez más el alcance de sus publicaciones, que no llega, siquiera, en los últimos tiempos, a un 2% de visualizaciones respecto del número de seguidores que tenemos, arrastrando con ello, y de forma dramática y alarmante, la interacción y el crecimiento de la comunidad. Pero… ¿qué demonios está pasando?

Si tu publicación no aparece ni donde cristo perdió la alpargata, estás en el sitio adecuado en el momento adecuado, así que… ¡sigue leyendo!

Es muy probable que hayas llegado hasta aquí porque nuestro post está mega optimizado y seguramente no seas la Coca-Cola.

Antes de continuar, un pequeño consejo para las medianas y pequeñas empresas que se han lanzado a la aventura de la conquista de su comunidad en redes: lo primero que debes saber es que no existen recetas mágicas ni atajos para el éxito, y que al final, como todo en esta vida, es una mera cuestión de trabajo, esfuerzo y talento.

Edgerank: el algoritmo de Facebook

¿Qué es el Edgerank?

Alcance orgánico Facebook 2

Al igual que ocurre en el buscador de Google, Facebook también ha creado su propio algoritmo para indexar y favorecer el número de impresiones de nuestras publicaciones. En definitiva, el algoritmo lo que hace es puntuar nuestras actualizaciones en base a diferentes criterios y según esa puntuación, las mostrará más o menos.

Sí señores, detrás de todo esto hay un duendecillo malévolo con diabólicos planes para hundirnos y en el que reside todo el poder ¡el anillo único que los gobierna a todos!

Espera… no, no… esto no es un spin off del Señor de los anillos, así que no señores, Frodo no va a venir con su comunidad del anillo para salvarnos.

Intentemos entonces entender que le pasa por la mente a nuestro duendecillo a la hora de decidir darle al botón de “mostrar”.

 

¿Qué factores tiene en cuenta el Edgerank?

Diariamente se realizan millones y millones de publicaciones en Facebook por todo el mundo (tal vez billones podríamos decir, si nos paramos a pensar en todas esas personas que necesitan contar hasta el último detalle de su día a día, aunque, ¡no, gracias!, no necesitamos saber cuándo acuden al excusado!).

Ante semejante bombardeo, se precisa algún tipo de criterio, y eso es lo que hace el Edgerank.

El objetivo es conseguir optimizar el muro de noticias de los usuarios de Facebook para que se muestren sólo contenidos relevantes. Pero, ¿cómo se decide la relevancia que tiene una determinada publicación?

Para determinar cuánto se va a mostrar una publicación, Facebook ha desarrollado para su Edgerank un conjunto de operaciones que tienen en cuenta muchos factores, aunque los principales son:

 

Afinidad

La afinidad se define como el grado de cercanía que tiene el usuario con una determinada marca. Esta afinidad se mide por las interacciones de ese usuario con la página en cuestión, es decir, los “me gusta”, comentarios, compartir, etc… Por eso, por muchos fans que tengas, si estos no interactúan contigo, malamente verán tus publicaciones o actualizaciones.

Pero claro, para que vean tus publicaciones tienen que interactuar contigo… ¡entramos en barrena en un círculo pernicioso que se retroalimenta!

Vale, entendido ¿qué más hay entonces?…

 

Relevancia

La relevancia de una publicación hace referencia a que el contenido que compartes sea de calidad, según lo considera Facebook. Este contenido puede ser texto, imagen, videos, enlaces…

Cuanta más interacción tengas, más relevante es tu contenido para Facebook… Pero bueno, ¿volvemos a las mismas? Si mis publicaciones no se muestran porque el alcance orgánico se ha reducido, es complicado lograr interacción. Si no logro interacción, es probable que mis publicaciones no se muestren… ¡y vuelve el borrico al trigo!

Prosigamos por favor…

 

Tiempo

Cuanto más tiempo tenga una publicación, menos se mostrará. Es decir, las publicaciones se muestran más en los primeros minutos de lanzarse, y a medida que tienen más antigüedad, Facebook las va mostrando menos.

En este punto sí que podemos hacer algo, y es aumentar la frecuencia de nuestras publicaciones, pero ojo, que no todo vale. Hay que tratar de buscar siempre contenido relevante que publicar, porque si no, muy lejos no vamos a llegar.

Analizando el alcance orgánico en Facebook

Para entender dónde estamos, se hace necesario echar la vista atrás y hacer un repaso de lo que ha ocurrido en Facebook en los últimos años.

 

Algunas cifras estadísticas

Los datos sobre alcance orgánico, según varios estudios de agencias independientes, muestran una caída progresiva.

Para hacernos una idea, os dejamos aquí algunos de esos datos reales para que podáis ver con vuestros propios ojos de elfo (disculpad de nuevo la licencia creativa) su evolución:

  • Desde 2012, Facebook comenzó a reducir el alcance orgánico en torno a un 20%
  • En 2014, este alcance se redujo al 6% aproximadamente.
  • En 2018, los datos de alcance apenas llegan al 2%-4%

 

Cómo se mide el alcance orgánico: antes y después del 2018

A principios de 2018 Facebook lanzó un nuevo sistema de cálculo para medir el alcance orgánico que hizo tambalear los cimientos de todo la comunidad marketiniana, especialmente la de Social Media.

Con ello, a grosso modo y de forma indirecta, Facebook reconocía que los datos anteriores al 2018 sobre alcance orgánico no eran reales y estaban inflados…pero ¿qué me estás contando?

 

Método de cálculo

  • Antes del 2018. Antes, el número de visualizaciones que se contabilizaban como alcance orgánico era el número de veces que tu publicación se mostraba en el muro de los usuarios, sin ser necesario que el usuario la hubiera visto realmente.
  • A partir de 2018. Ahora, y desde principios del 2018, únicamente se cuenta el número de veces que realmente se ve tu publicación.

 

¿Cómo me influye esto a mí?

En realidad, si nos paramos a pensar un poco, el nuevo sistema de medición del alcance orgánico en Facebook es más realista, y es el dato que realmente nos interesa conocer, ya que la medición anterior no significaba que necesariamente el usuario llegara a ver nuestra actualización.

Lo que nosotros queremos saber es, de toda esa gente que realmente visualiza nuestra publicación, cuántos interaccionan con ella, porque si no la han visto, malamente podemos saber si les ha gustado o no.

Con la nueva métrica, podemos extraer conclusiones más acertadas ya que partimos de premisas correctas.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Con todo lo dicho, nuestra única baza es trabajar nuestra página de Facebook con cabeza y sentido común. Sí, eso, sentido común, probablemente el menos común de los sentidos.

Alcance orgánico Facebook 4

Analiza si Facebook es para ti

Tal vez Facebook no es un canal apropiado para tu empresa. Por eso, antes de liarte la manta a la cabeza, párate a pensarlo un poquito más. Piensa y reflexiona.

 

Investiga dónde está tu público objetivo

Primero que tienes que hacer es definir bien cuál es tu público objetivo. Estúdialo, conócelo, porque cuantos más datos tengas acerca de ellos, más fácil te será conquistarlos.

Una vez tengas claro a quién quieres dirigirte, el siguiente paso es averiguar dónde puedes encontrarlos. Y eso pasa por analizar bien cada uno de los canales que tienes en marketing digital, principalmente:

  • orgánico: es el de los motores de búsqueda, como Google, Bing, Yahoo.
  • de pago: principalmente Adwords, aunque tienes también otras opciones.
  • Social: aquí incluimos todas las redes sociales, desde las más conocidas, como son Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, hasta las más minoritarias.
  • Email: el de las Newsletter que enviamos.

 

Una vez tengas claro dónde están tus clientes, empieza a andar, porque estás en el camino correcto.

 

Consejos para mejorar nuestro alcance orgánico en Facebook

Si tienes claro que Facebook es un canal apropiado para ti, entonces lánzate, pero con cabeza. No intentes correr, lo mejor es hacer las cosas bien. DES-PA-CI-TO.

Pero ya te avisamos, que esto requiere tiempo y a veces mucha prueba y error. Nunca desesperes.

 

Planifica, planifica

No publiques por publicar. Tienes que tener en mente cuáles son tus objetivos en la red social y plantear acciones para conseguirlos.

Publicar sin tener en cuenta una estrategia inicialmente trazada, sólo puede conducir a un lugar… ¡al fracaso!

Crea un Plan de Social Media donde recojas tu estrategia, los objetivos que te has marcado y cómo los vas a medir, define cómo te vas a comunicar con tu público (tono del mensaje, tipo de publicaciones, etc) … en definitiva, intenta tener todo bien controlado.

 

Sé original y auténtico

Antes de publicar algo, piensa si estás aportando algo interesante y original. No copies a otros, haz cosas nuevas, experimenta, crea y descubre nuevas formas de contar. En redes no hay nada escrito, el único límite es tu imaginación.

Piensa que los usuarios en Facebook están sometidos a un bombardeo constante de información, así que la única forma de que reparen en ti es destacar del resto ofreciéndoles algo nuevo.

 

Varía los contenidos

No publiques siempre igual, hay muchas posibilidades: video, imágenes, texto, infografías… En la variedad está el gusto, y ¡tus seguidores lo agradecerán!

 

Sal de tu página

Deja de mirarte el ombligo, y empieza a salir fuera de tu página para interaccionar con otros perfiles. Aporta tus comentarios, tus likes y déjate ver incluso por las páginas de tu competencia. ¿Por qué?, porque si no saben de tu existencia, difícilmente se interesarán por ti.

 

Escucha a tu comunidad

Aprovecha las redes sociales para abrir un canal de comunicación con tus fans… ¡BIDIRECCIONAL!

No estés todo el rato hablando de ti, plantea preguntas para saber qué le interesa a tus seguidores, cuáles son sus gustos. Es la mejor manera de conocerlos, así que ¡ponte las pilas y escucha lo que dicen!

Un último consejo, ¡no desesperes!

Si no consigues muchos me gustas e interacción, no te agobies. Roma no se construyó en un día. Analiza los datos, mide las publicaciones que mejor han funcionado, busca ideas nuevas en lugares nuevos.

Se perseverante, no lo olvides… ¡Be water, my friend!

Entonces, ¿qué? ¿Nos vemos para hablar de tu proyecto?

Porque nos gusta la aventura, porque nos gustan los retos, porque no creemos en imposibles, porque cuando sabes cuál es el camino que hay que seguir, las cosas van fluyendo por sí solas.

Porque entendemos que el único camino hacia el éxito es el trabajo en equipo, el esfuerzo compartido y el compromiso.

Compártelo en redes sociales

Share this article